Joannaileth Lopez- Yo también me equivoqué

Joannaileth López: A veces nos centramos tanto en el daño que nos hacen que se nos olvida que nosotros también sacamos lágrimas, nosotros también hicimos daño también fuimos egoístas.

Cuántas veces nos llenamos de odio pensando en el dolor que nos causaron, en lo que nos quitaron y los años que nos robaron, en como nos engañaron y ofendieron, y así vamos por la vida con nuestro vestido de víctima y nuestro sombrero de frustración mostrándole al mundo la herida sangrante y recordando con que puñal la hicieron.

En una relación ambos viven discutiendo cual de los dos fue más grosero con el otro, y ninguno se pone a pensar en lo que salió por nuestras bocas, en como ofendemos y como agredemos, y esto no solo pasa en un matrimonio, pasa en cualquier relación humana; amigos, padre e hijo, hermanos, trabajo, etc.

Vivimos constantemente defendiendo nuestra “razón” y esa razón la volvemos el escudo y la excusa para formar cualquier escaramuza a fin de ganar, ganar una discusión sin sentido que se convierte en una guerra sin fin, porque resulta que el oponente tampoco quiere perder, ¿y si ninguno de los dos se rinde cuando se acaba la batalla?

Cansada ya estoy de verme al espejo como “Anita la Huerfanita“, aquella a que todo mundo daña y ella no ha hecho nada, hay que ser muy egoísta y muy hipócrita para no darse cuenta que nosotros somos más víboras que esos, aquellos a quienes nos damos el lujo de llamarlos enemigos. Abrir los ojos duele, darse cuenta que lo hicimos mal pega en el hígado y peor aún pedir perdón es casi una tortura, pero mirar atrás y ver a esa persona un poco inocente y darte a ti mismo tu grado de responsabilidad aliviana bastante el rencor y te da un poco de razón para terminar de perdonar a esos que tanto daño te hicieron.

Por cada golpe que recibiste tu también lo respondiste, por cada grosería que escuchaste tu respondiste una peor, a esa persona que te hirió ella respondió a la herida que tú causaste y así vamos en cadena por la vida llenando de dolores a otros a causa de nuestros propios errores.

Un día me dijeron “ojala escribas algún dia sobre nuestra historia pero cuentes todo como fue”… Y si… Yo también me equivoqué, me he equivocado con todos lo que me rodean, he herido tanta gente que mi heridas quedan chiquitas, y si el amor hace perdonar pero también hace falta reconocer ante el mundo cuando nos equivocamos, eso nos hace fuerte, grandes y humildes

Pensar en el hecho que ni verdugo ni victima, nos a paz, al final no somos mas que seres humanos, todos, que cometemos errores, ninguno mayor al otro, todos hieren por igual.

Créditos: Joannaileth Lopez- La Chichi Dice

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s